Banner 970x250

Día mundial de los océanos: vida y medios de subsistencia

SocialMedia APAC WorldOceansDay OG 1200x630 2 investing español, noticias financieras


Banner 564x300
Elysha Young


Elysha gestiona el equipo de tendencias de Mintel de Asia Pacífico formado por analistas experimentados y observadores de tendencias. Actualmente supervisa el contenido de Mintel Trends y la atención al cliente de la región.

Más de tres mil millones de personas en todo el mundo dependen directamente de los océanos para su sustento, con industrias que van desde el turismo, la pesca y los mariscos hasta el envío y el transporte, todo apoyado por el agua, que constituye el 70% de nuestra superficie terrestre. Los países, las comunidades y las personas de todo el mundo dependen en gran medida del océano y sus recursos para proporcionar alimentos, medios de vida, biodiversidad y un sentido de identidad. Sin embargo, los ecosistemas marinos locales están luchando bajo el peso de diversas tensiones ambientales causadas por prácticas humanas insostenibles.

Desde 2008, las Naciones Unidas (ONU) han reconocido oficialmente el 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos, utilizándolo como una oportunidad para informar al público sobre el impacto de las acciones humanas en los océanos. El tema de este año "Vida y sustento" busca resaltar la relación de la humanidad con el océano a lo largo del tiempo - cultural, social y económicamente - y la importancia de crear un equilibrio arraigado en la verdadera comprensión del océano y cómo la humanidad se relaciona con él. El objetivo es proteger el 30% de la tierra y el océano para 2030.

La sostenibilidad se posiciona a menudo para los consumidores como una opción entre el medio ambiente o la economía, entre la vida y el sustento. Se trata de una falsa dicotomía producida por la falta de imaginación y la preferencia por el statu quo. De hecho, la sostenibilidad ofrece a las empresas una oportunidad, no solo para cumplir con las expectativas de los consumidores, sino también para allanar el camino para productos y soluciones nuevos e innovadores que equilibren la vida con el sustento de una manera que beneficie a ambos. Después de todo, no puede haber sustento sin un planeta saludable y próspero en el que vivir.

La fotografía más grande

Cada pocos años sale un nuevo documental que pretende ser una exhibición de una industria que daña el medio ambiente, los animales, las personas o, como suele ocurrir, los tres. La película que causó el pánico este año fue de Netflix Suspiro marino, que explora el impacto destructivo de la pesca comercial en nuestros océanos y el daño que ha causado a la vida marina. Si bien la precisión de estos documentales ha sido muy controvertida, lo que es innegable es el descaro que afectan a los consumidores. Suspiro marinoEl último llamado a la acción de "dejar de comer pescado" será un poco exagerado para la mayoría de los consumidores, pero eso no significa que este tipo de película no tenga un impacto. Los efectos colaterales hacen que algunos consumidores reconsideren y reduzcan su consumo, sean más conscientes de los envases de plástico que utilizan y examinen más de cerca las afirmaciones de sostenibilidad en los envases, y la narración emocional ayuda a que el mensaje resuene mucho después de olvidarlo. Estadísticas.

Más que cualquier otra cosa, los consumidores están adquiriendo una mayor conciencia de cuán interrelacionados están los problemas del océano, el clima y la biodiversidad. Estamos viendo un nuevo énfasis en la sobrepesca, y el consumo de animales en general, en el contexto de la creciente crisis climática. Esto significa que las expectativas de los consumidores sobre la ética de sus compras son cada vez más complejas. La investigación de Mintel Purchase Intelligence muestra que, entre los consumidores de Australia, por ejemplo, algunos buscan pescado de piscifactoría por razones de sostenibilidad, mientras que otros evitan el pescado de piscifactoría por creer que es insostenible y poco saludable.

0151 PI素材 investing español, noticias financieras

La complejidad aquí radica en el hecho de que ambos métodos pueden ser insostenibles, pero depende en gran medida de las prácticas de las pesquerías. Por lo tanto, es importante que las marcas comprendan los problemas adyacentes y también alivien esos temores de los consumidores. El término "capturado en la naturaleza", por ejemplo, podría evocar imágenes de un solo pescador sacando pescado fresco del océano, pero los consumidores están más informados sobre cuestiones como la captura incidental y los daños causados ​​por la pesca de arrastre en el fondo del océano. Asimismo, el pescado de piscifactoría evita estos problemas pero, en cambio, genera preocupaciones sobre los aditivos, los antibióticos, el bienestar de los peces y la degradación del hábitat.

Paralelamente a estos problemas, la Organización Mundial del Comercio ha presionado durante mucho tiempo para que se ponga fin a los subsidios gubernamentales que apoyan a las industrias pesqueras, un motor de la sobreexplotación de las poblaciones mundiales de peces al tiempo que ayuda a los países más ricos a vencer a los pescadores en pequeña escala. para proveer a sus propias comunidades. Los consumidores están poniendo las piezas juntas y comenzando a comprender cómo su consumo tiene un gran efecto de flujo y las marcas están presionando por un cambio en su nombre. En Estados Unidos, por ejemplo, la multinacional Walmart se ha marcado el objetivo de tener todo el pescado fresco y congelado que vende certificado por el Marine Stewardship Council, que promueve la pesca sostenible. Donde las manos del gobierno pueden estar atadas, las marcas pueden amplificar la voz del consumidor y actuar como agentes de cambio.

Plástico oceánico

Un informe de 2017 del grupo ambiental Ocean Conservancy encontró que más de la mitad de los 8 millones de toneladas de desechos plásticos que terminan en el océano provienen de cinco países: China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia. Desde entonces, la región ha dado pequeños pasos para reducir su dependencia de los plásticos, ya que los consumidores se han dado cuenta del impacto que tiene su uso de plástico en el océano del que dependen. Lugares turísticos como Bali, Penang y Boracay han tomado la iniciativa con la prohibición de las bolsas de plástico, y muchos minoristas de la región han acusado las bolsas de plástico con poca resistencia por parte de los consumidores. De hecho, la investigación de Mintel muestra que los consumidores son cada vez más conscientes de la necesidad de cambiar sus hábitos; El 77% de los consumidores estadounidenses dice que las acciones sostenibles de un individuo pueden tener un impacto global, mientras que el 78% cree que se necesitan iniciativas a gran escala de las marcas para proteger el medio ambiente. En el Reino Unido, el 45% de los consumidores dice que la contaminación plástica es una de sus preocupaciones éticas más importantes, mientras que el 84% de los consumidores chinos dice que está preparado para boicotear a las empresas que se comportan de forma poco ética.

WorldOceanDay Infographic Infographic 1200x627 2 2 investing español, noticias financieras

En América Latina: cada año se desechan 67,400 toneladas de plástico en los océanos de América Latina, México genera medio millón de toneladas de desechos plásticos que terminan en el mar. En Brasil, el 31% de los adultos prestan atención al proceso de fabricación de los productos que compran. Y en los Estados Unidos, al 49% de los consumidores les gustaría conocer las credenciales éticas y ambientales de una empresa, según Mintel Global Trend Driver 'Surroundings'. Casi las tres cuartas partes de los consumidores estadounidenses intentan actuar de una manera que no sea dañina para el medio ambiente.

WorldOceanDay Infographic Chart 1200x630 1 investing español, noticias financieras

El problema con el plástico oceánico es doble: primero, recolecte los desechos plásticos que actualmente contaminan el océano y evite que llegue más plástico a los cursos de agua. Las marcas están adoptando enfoques innovadores y holísticos para este problema. En Filipinas, las tiendas de trueque de plástico proporcionan a las comunidades alimentos y bienes a cambio de desechos plásticos, que luego procesan en ladrillos que se utilizan para proyectos de viviendas de bajo costo. La empresa alemana de productos químicos y bienes de consumo Henkel se ha asociado con Plastic Bank para integrar Social Plastic en los envases de lavandería y cuidado del hogar. Social Plastic está siendo reutilizado a partir del plástico recolectado por personas y comunidades desfavorecidas antes de que ingrese al océano, con el doble propósito de limpiar los desechos plásticos relacionados con el océano y brindar a los recolectores un camino para salir de la pobreza.

Muchas marcas están tratando de limitar el uso de plásticos vírgenes y solo usan plásticos de desecho reciclados. La marca de belleza australiana Ultraceuticals se ha asociado con Ocean Waste Plastics (OWP) para trabajar para reducir el uso de plásticos vírgenes y eliminar los desechos plásticos del océano. Si bien el proceso de transición puede ser difícil para las marcas en industrias como la belleza, que tienen requisitos específicos para sus empaques, las marcas están reconociendo que es un proceso que vale la pena tomar independientemente de los obstáculos, ya que los consumidores esperan cada vez más.

La transparencia es la clave

Los consumidores confían en las afirmaciones de los envases para ayudarles a tomar decisiones de acuerdo con sus valores, y depositan su confianza en las certificaciones de envases de organizaciones que se dedican a proteger el medio ambiente para su tranquilidad. El efecto neto de documentales como Suspiro marino es que erosionan la confianza del consumidor en esas certificaciones, lo que significa que las marcas no pueden simplemente confiar en alianzas con organizaciones de terceros para aliviar las preocupaciones de los consumidores. Será cada vez más importante que las marcas muestren sus tareas, por así decirlo, siendo realistas sobre los desafíos que enfrenta su industria y siendo transparentes sobre sus prácticas.

Los consumidores buscan un esfuerzo honesto y esto debe conducir a una transparencia y una responsabilidad radicales a lo largo de la cadena de suministro para establecer y lograr los objetivos de sostenibilidad. Uno de los elementos más importantes para seguir siendo verdaderamente responsable es recopilar la información y los datos que hacen que estos esfuerzos sean mensurables. Sin comprender verdaderamente la naturaleza y la escala del problema, no podemos saber qué esfuerzos están marcando la diferencia. Existe una oportunidad para que las empresas tomen la iniciativa en estos temas y encuentren soluciones verdaderamente innovadoras, nuevos enfoques que emocionen a los consumidores tanto como alivien sus temores. Si bien el camino hacia la sostenibilidad es difícil, no tiene por qué ser aburrido y los consumidores están ansiosos por seguirlo.



Banner 564x300

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

En nuestra web usamos cookies, si continúas navegando entendemos que las aceptas. Mas info